Cómo el Chi Kung ayuda a reducir la inflamación - Escuela Zoreda

El Chi Kung es una práctica suave y adaptable a cualquier persona que actúa a través de suaves movimientos, ejercicios de respiración y meditación. La práctica regular de Chi Kung genera grandes beneficios para la salud. En este artículo voy a centrarme en cómo reducir la inflamación a través de estos sencillos ejercicios que puedes practicar en casa.

¿Es mala la inflamación?

La inflamación es una respuesta natural del cuerpo a una lesión o infección, pero cuando se produce de manera crónica, puede provocar daño en los tejidos y aumentar el riesgo de enfermedades como el cáncer, la demencia, la diabetes y muchas enfermedades cardíacas.

Sin embargo la inflamación es una respuesta natural del cuerpo ante una infección o una lesión y en estos casos nos proporciona un aumento de la temperatura y el riego sanguíneo en la zona afectada, activando la respuesta del sistema inmunológico. El problema empieza cuando la inflamación no desaparece cuando estamos “sanos”.

Peligros de la inflamación crónica

Cuando tienes gripe o te tuerces un tobillo, las células afectadas liberan sustancias químicas que alertan al sistema inmunitario. Los glóbulos blancos acuden para eliminar bacterias y virus, células dañadas y residuos. Si el daño es grave o persistente, acuden los neutrófilos, las células de refuerzo, encargadas de la limpieza profunda. Estos neutrófilos destruyen todo lo que encuentran y cuando la inflamación es crónica se siguen liberando cuando la lesión o la infección haya desaparecido.

La inflamación crónica puede atacar la membrana interna de las arterias o el intestino, las células del hígado y el cerebro o el tejido de los músculos y las articulaciones. Este daño celular causado por la inflamación puede producir enfermedades tales como diabetes, cáncer, demencia, cardiopatías, artritis y depresión.

Pero no te alarmes, vamos a ver porqué se produce y cómo prevenir y reducir la inflamación antes de que provoque estos problemas en tu organismo.

El estrés y la inflamación

Los últimos estudios señalan que una de las principales causas de la inflamación crónica es la producción masiva de cortisol, una hormona producida por las glándulas suprarrenales en respuesta al estrés. Esta hormona tiene múltiples funciones en el cuerpo, incluyendo la regulación del sistema inmunológico y la respuesta inflamatoria, ayudando a controlar la inflamación y promover la curación.

Sin embargo, en algunas situaciones, como el estrés crónico, el cortisol puede contribuir a aumentar la inflamación crónica. El estrés puede hacer que el cuerpo produzca niveles elevados de cortisol de forma constante, lo que puede desensibilizar los receptores de cortisol en el cuerpo. Como resultado, el cuerpo produce más citoquinas y otras sustancias inflamatorias, lo que contribuye a la inflamación crónica.

Además, niveles elevados de cortisol durante un período prolongado de tiempo también pueden contribuir a la degradación de los tejidos corporales y la disminución de la respuesta inmunológica. Por lo tanto, es importante mantener los niveles de cortisol bajo control para controlar la inflamación y prevenir complicaciones a largo plazo.

¿Cómo reducir la inflamación?

Algunas formas de contribuir a eliminar la inflamación crónica son:

  1. Dieta: Una dieta rica en frutas, verduras, grasas saludables (como el aceite de oliva y el pescado), y baja en alimentos procesados, azúcar y grasas saturadas, puede ayudar a reducir la inflamación.
  2. Ejercicio: El ejercicio regular puede ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo, además de mejorar la salud en general.
  3. Dormir: Dormir lo suficiente y tener una buena calidad de sueño puede ayudar a reducir la inflamación.
  4. Reducir el estrés: El estrés crónico puede aumentar la inflamación en el cuerpo. Practicar Chi Kung o meditación diariamente provoca un descenso del estrés y el cortisol que provoca la inflamación.

Mantener un estilo de vida saludable y relajado es la mejor fórmula para gozar de un estado de salud óptimo, sea cual sea nuestra edad. Ahora vamos a ver cómo el Chi Kung puede ayudarnos a lograr estos objetivos y cómo reducir la inflamación con estos sencillos ejercicios.

Cómo reducir la inflamación con Chi Kung

La práctica de Chi Kung implica ejercicios de respiración profunda, movimientos suaves, lentos y controlados y un progresivo aquietamiento mental a través de la relajación. Esta relajación que se va logrando progresiva y profundamente a través de la práctica continuada, consigue equilibrar el organismo de manera natural y sin esfuerzo.

Los beneficios del Chi Kung van más allá de la capacidad de este artículo, pero en cuanto al control y prevención de la inflamación crónica, estos son algunos de sus puntos fuertes:

  1. Aumento de la circulación sanguínea y linfática: Al realizar los movimientos suaves y la respiración profunda del Chi Kung, se mejora la circulación sanguínea y linfática, lo que ayuda a eliminar los productos de desecho y los líquidos acumulados en los tejidos inflamados.
  2. Estimulación del sistema nervioso parasimpático: El Chi Kung se considera una práctica relajante y meditativa que estimula el sistema nervioso parasimpático, haciendo descender los niveles de estrés y ansiedad y en consecuencia, los niveles de inflamación.
  3. Reducción de la producción de hormonas del estrés: La mayoría de ejercicios de Chi Kung actúan sobre la energía del riñón y las glándulas suprarrenales, equilibrando la respuesta hormonal.
  4. Mejora de la función inmunológica: El entrenamiento respiratorio del Chi Kung tonifica el pulmón y modula la respuesta del sistema inmunológico, ayudando a gestionar la respuesta adecuada y a regular el sistema linfático.

A continuación te dejo un vídeo con una rutina sencilla y agradable de Chi Kung con la que puedes practicar a diario para conseguir todos estos beneficios y muchos más.

Aprende más sobre Chi Kung y Tai Chi en nuestra escuela online.

¡Te ha gustado? ¡Compártelo!

Sobre el autor

2 comentarios en “Cómo el Chi Kung ayuda a reducir la inflamación”

  1. Hola,acabo de encontraros,pero no veo donde estáis hubicados.
    Ne gustaría asistir a clases presenciales si no me pilla lejos gracias

    1. Hola Sonia. Nuestra sede está en Valladolid, pero también ofrezco talleres y cursos en otras ciudades de España. Suscríbete al boletín de noticias de la web para estar informada 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio