El origen del Tai Chi - Escuela Zoreda

El origen del Tai Chi

Descubre cómo el taoísmo y las artes marciales dieron origen a este singular arte llamado Tai Chi, hoy practicado por millones de personas.

El Tai Chi Chuan, más conocido como Tai Chi, es un arte marcial interno practicado por millones de personas en todo el mundo por sus conocidos beneficios para la salud. Su origen se remonta a siglos atrás, probablemente en el siglo XVII, en la provincia china de Henan. Se atribuye su creación a Zhang Sanfeng, un monje taoísta legendario, aunque los datos históricos apuntan a que fue Chen Wangting, un oficial del ejército chino de la dinastía Ming.

El origen milenario del Tai Chi

La versión legendaria del origen del Tai Chi se atribuye a Zhang Sanfeng (o Chan San Feng), un maestro taoísta cuya historia o leyenda se remonta al final de la dinastía Song (960 – 1279).

Se dice que Zhang Sanfeng desarrolló el Tai Chi al observar la naturaleza y al combinar principios filosóficos taoístas con técnicas de artes marciales existentes, presumiblemente originarias de Shaolín. El Tai Chi se basa en movimientos fluidos y circulares que buscan la armonía entre la mente y el cuerpo, promoviendo la salud, la relajación y la desarrollando técnicas de defensa personal.

Un día vio una grulla y una serpiente desafiarse y se le ocurrió realizar un estilo de lucha que combinase las características de varios animales. Se empeñó en este intento hasta que mirando hacia el fondo de un valle, sobre las montañas de Wudang, vio algunas hojas que venían levantadas por el viento en una espiral y mirando el cielo, vio nubes alrededor de los picos.

Fue entonces cuando comprendió que no debía apuntar a las capacidades de los hombres y de los animales, sino a la fuerza del Tao para realizar un arte marcial que disolviera, desviara y absorbiera las fuerzas opuestas sin intentar someterlas y conquistarlas

Cuentos de los inmortales taoístas. Eva Wong.

Sin embargo, la historicidad de Zhang Sanfeng es objeto de debate y misterio. No hay evidencia histórica concreta que confirme su existencia. Se le describe como un sabio ermitaño que vivió durante la dinastía Song o Ming (dependiendo de la versión) y que pasó gran parte de su vida en las montañas, dedicándose al estudio del taoísmo, la meditación y las artes marciales.

A pesar de la falta de evidencia histórica sólida sobre su existencia, Zhang Sanfeng sigue siendo una figura icónica en la mitología china y entorno a su figura existe un legado cultural significativo, especialmente en lo que respecta a las artes marciales y la filosofía taoísta.

El Kung Fu de Chenjiagou

Lo que sí podemos saber con rigor histórico es que un oficial del ejército imperial llamado Chen Wangting al término de su carrera militar, se retiró a su residencia familiar, donde dedicó sus últimos días a crear un estilo de lucha que combinara sus conocimientos marciales de otros estilos con las teorías clásicas de los Cinco Elementos, los Ocho Trigramas y la circulación energética.

El resultado de esta combinación entre Kung Fu y filosofía fue un estilo interno, suave y coherente, alineado con los principios del taoísmo y la eficacia de las mejores técnicas marciales. Este estilo de lucha se guardó como patrimonio de la familia Chen durante más de un siglo dentro de los términos de su aldea llamada Chenjiagou, en honor a esta familia.

Pero en este momento, aunque el Chen Tai Chi ya existía, se conocía como “el estilo de los Chen” y no fue hasta más de un siglo después cuando Yang Luchán, el fundador del estilo Yang, lo bautizó con el nombre de Tai Chi Chuan.

Yang Luchán y el origen del término Tai Chi

El hermetismo de la familia Chen se rompió con Yang Luchán, un joven aspirante que se convirtió en alumno del sucesor de Chen Wangting, Chen Changxing. Pronto Yang Luchán destacó por su destreza y determinación, adquiriendo cierta fama de gran luchador, lo que le llevó a ser reclamado como instructor para el entrenamiento de la guardia imperial.

Con Yang Luchan en la corte, pronto los círculos más cultos de la nobleza comenzaron a sentir interés por aquel arte marcial que combinaba los conceptos del yin y el yang o los Cinco Elementos con la lucha cuerpo a cuerpo. En poco tiempo, Yang comenzó a enseñar estas técnicas a personas de alta cuna y amplios conocimientos, pero sin ninguna experiencia marcial.

Por ese motivo su estilo cambió con respecto al estilo Chen. Se hizo más suave y menos exigente físicamente para ser accesible y eficaz al mismo tiempo. Pronto se empezó a conocer como Tai Chi Chuan, como referencia al concepto taoísta de Taiji y el estilo suave de Yang Luchán se convirtió en el estilo Yang, hoy en día el más practicado en todo el mundo.

Tai Chi moderno y Tai Chi tradicional

Fruto del éxito del Tai Chi Chuan más allá de China, en 1956 se creó la forma de 24 movimientos a instancias de la Comisión para el Deporte y la Cultura Física Nacional de la República Popular China por el maestro Li Tian Ji, basada en la forma tradicional del estilo Yang.

Esta forma de Tai Chi “simplificado” fue la primera de muchas otras formas creadas por el gobierno chino en un intento por unificar y estandarizar la práctica de los estilos tradicionales. Desafortunadamente el aparente éxito de estas formas (practicadas hoy en día por más de 100 millones de personas), ha generado una deriva degenerativa para la propia esencia del Tai Chi Chuan tal como Chen Wanting o Yang Luchan lo concibieron.

El Tai Chi se creó como un arte marcial desarrollado sobre los conceptos del taoísmo. Esta estructura conecta el cuerpo y la mente de manera suave y armónica, dando lugar a grandes beneficios para la salud que le han otorgado una merecida fama. Pero es necesario recordar que sin la estructura marcial que sostiene todo el sistema de movimiento y aplicación de este arte, los beneficios y la esencia misma de la práctica, se reducen al mínimo.

Por desgracia hoy en día el entrenamiento tradicional de Tui Shou (empuje de manos), métodos, aplicaciones, esgrima y otras prácticas propias del carácter marcial del Tai Chi han quedado en desuso y son totalmente desconocidas para la mayoría de practicantes. Solo unas pocas escuelas en cada país sostienen el legado del verdadero Tai Chi Chuan tradicional, Inscrito en 2020 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Aprende Tai Chi Chuan tradicional en nuestra escuela online y no te pierdas ninguno de sus beneficios.


¡Te ha gustado? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio